Derechos de la mujer trabajadora

NUESTRA SECRETARÍA DE LA MUJER, MENOR Y FAMILIA, BRINDA INFORMACIÓN Y APOYO SOBRE CUESTIONES QUE INTERESAN A LA MUJER TRABAJADORA

Nuestra Constitución Nacional dice en su Art. 16; "la Nación Argentina

 

NUESTRA SECRETARÍA DE LA MUJER, MENOR Y FAMILIA, BRINDA INFORMACIÓN Y APOYO SOBRE CUESTIONES QUE INTERESAN A LA MUJER TRABAJADORA

 

Nuestra Constitución Nacional dice en su Art. 16; "la Nación Argentinano admite prerrogativas de sangre ni de nacimiento, no hay en ella fueros personales ni títulos de nobleza. Todos sus habitantes son iguales ante la ley y admisibles en sus empleos sin otra condición que la idoneidad".

 

EN LA LEY DE CONTRATO DE TRABAJO

 

Esta ley tiene por finalidad regular la actividad laboral y en sus títulos VII y VIII, se ocupa del trabajo femenino.

 

Art. 17- No discriminación y trato igualitario para la mujer trabajadora.

 

El Convenio 100 de la O. I. T. (Organización Internacional del Trabajo), ratificado por ley, expresa que no se podrán establecer diferencias de remuneración entre la mano de obra masculina y femenina, por un trabajo de igual valor, aclarando además que esta garantía debe extenderse a las convenciones colectivas de trabajo. ( Art. 17 ley 21.297).

 

La duración de la jornada normal será de 8 Hs. Diarias o 48 Hs. semanales.

 

PROTECCIÓN A LA MATERNIDAD

 

Art. 177- Licencia por maternidad.

 

Le corresponde una licencia de 90 días, ya que la ley dice que esta prohibido el trabajo de la mujer durante los 45 días anteriores al parto y hasta los 45 días después del mismo.

 

Se puede reducir la licencia anterior al parto en un número de días que no debe ser inferior a 30 y el resto pasaría a formar parte del descanso posterior al parto.

 

Se debe comunicar al empleador presentando un certificado médico que indique la fecha posible de parto.

 

La trabajadora conservara su empleo, siempre que comunique al empleador en forma fehaciente su embarazo).

 

Es sumamente importante notificar formalmente el embarazo (haciendo firmar copia del certificado médico en el que consta también la fecha de presentación, por carta documento o telegrama colacionado.

 

La trabajadora percibirá por su salario, una suma igual a la retribución que corresponde al período de licencia legal, a cargo del sistema de seguridad social; si el empleador no la inscribió, debe abonarlo él.

 

Art. 178- Despido por causa del embarazo.

 

Si esta debidamente notificado y también acredita el embarazo, le corresponde una indemnización especial. De 12 sueldos adicionales.

 

Art.179- Descansos diarios por lactancia.

 

La mujer trabajadora puede disponer de dos descansos de media hora para amamantar a su hijo durante la jornada de trabajo y hasta 1 año desde la fecha de nacimiento.

 

PROTECCIÓN DEL MATRIMONIO

 

Art. 181- La ley prohíbe el despido por matrimonio, tanto para el varón como para la mujer.

 

Si se produce el despido dentro de los tres meses anteriores o de los seis meses posteriores, siempre que haya notificado fehacientemente el mismo al empleador, salvo que el empleador pruebe otra causa.

 

LICENCIA POR EXCEDENCIA

 

Art. 183-185-186- Plantea las distintas situaciones por las que puede optar la mujer trabajadora automáticamente cuando ha tenido un hijo o cuando el mismo, siendo menor, necesita de su atención personalizada.

 

Puede continuar su trabajo en la empresa, establecimiento o institución en las mismas condiciones en que lo estaba realizando.

 

Puede rescindir su contrato de trabajo y recibir una compensación que está fijada por la ley de contrato de trabajo, teniendo en cuenta su antigüedad en el empleo.

 

Puede quedar en situación de excedencia por un período no inferior a tres meses ni superior a seis. Esto consiste en una licencia; sin goce de sueldo.

 

La comunicación sobre el periodo de excedencia debe hacerla por escrito, indicándose el plazo por el que se opte, debiendo tener un año como mínimo de antigüedad.

 

Para reintegrarse al trabajo, debe comunicarse al empleador 48 horas antes de que finalice el plazo fijado para la licencia especial. Si no hace esta comunicación de reintegro se entiende que ha optado por dejar su empleo, rescinde su contrato de trabajo y percibirá la compensación que fija la ley.

 

EL DESEMPLEO, LA FAMILIA Y LA FLEXIBILIDAD LABORAL

 

Desde hace un tiempo, los titulares y las páginas de diarios y revistas, los comentarios de programas de radio y televisión se han inundado de palabras tales como desocupación, desempleo, subocupación, despidos, suspensiones etc.

 

La pérdida de trabajo del padre produce un cambio en los roles familiares. La madre sale a buscar empleo o aumenta sus horas de trabajo y el padre desocupado, comienza a cumplir aquellas obligaciones que habitualmente realizaba la madre; concurre a las reuniones de padres en la escuela, lleva a sus hijos al médico o al hospital.

 

Por más que las obligaciones parentales son de la pareja y no solo de la madre, si esto no es tomado como una reflexión madura de la familia en la distribución de las tareas, hacerse cargo de esas obligaciones no es tomado como una manera de compensar la falta de trabajo y de recursos, sino que genera una actitud hostil por parte de los hombres, que se ve reflejada muchas veces en una conducta agresiva hacia los hijos o hacia la mujer.

 

El desempleo y el subempleo también afectan a las mujeres de manera particular porque son ellas las que trabajando o no fuera del hogar tienen que administrar la miseria a la hora de resolver la comida que pondrán a la mesa.

 

La falta de empleo produce consecuencias graves en la familia algunas de carácter temporal y otras veces definitivas, modifica los roles, los vínculos, los proyectos y los humores.

 

Muchas familias se disgregan y algunos de sus miembros entran en profundos procesos de depresión que ni siquiera pueden ser atendidos terapéuticamente ante la falta de recursos o de cobertura médica.

 

¿QUÉ ES LA FLEXIBILIDAD PARA LOS QUE LA REQUIEREN?

 

Asignar a un mismo trabajador distintas tareas (polivalencia funcional), adaptar horarios de trabajo y las vacaciones a las necesidades y ritmos productivos de las empresas y en última instancia reducir salarios.

 

Hasta ahora la flexibilización obtuvo una serie de instrumentos legislativos: la ley de empleo, el régimen laboral para las PyMES (pequeña y mediana empresa), el contrato a prueba, el contrato a tiempo parcial, el contrato de fomento del empleo para ex combatientes discapacitados, mayores de 40 años y mujeres.

 

Una cuestión que preocupa es reducir el riesgo por accidentes de trabajo y los costos del despido (aseguradora de riesgo de trabajo).

 

Hasta ahora la finalidad de la flexibilidad ha sido obtener mayor productividad con menor cantidad de empleados y precarizar el empleo con el objeto de deshacerse de los trabajadores sin costo.

 

La gente está mucho tiempo desempleada, el problema ya no es del que busca su primer trabajo, sino del que perdió el que tenía antes.

 

SITUACIÓN JURÍDICA DE LA MUJER.

 

Recién en 1926 la ley 11.357 da derechos civiles a la mujer y la coloca en una situación jurídica similar a la del hombre.

 

El 9 de setiembre de 1947 la Cámara de Diputados sanciona la ley 13.010 que decía:

 

Art. 1- Las mujeres argentinas tendrán los mismos derechos políticos y están sujetas a las mismas obligaciones que les acuerdan o imponen las leyes a los varones argentinos.

 

Art. 2- Las mujeres extranjeras residentes en el país tendrán los mismos derecho políticos y estarán sujetas a las mismas obligaciones que les acuerdan o les imponen las leyes a los varones extranjeros en casos que estos tuvieran tales derechos políticos.

 

 

Art. 3- para la mujer regirá la misma ley electoral que para el hombre, debiéndose dar su libreta cívica correspondiente como un documento de identidad indispensable para todos los actos civiles y electorales.

 

Art. 4- el poder ejecutivo dentro de los dieciocho meses de la promulgación de la presente ley, procederá a empadronar, confeccionar e imprimir el padrón electoral femenino de la nación, en la misma forma en que se ha hecho el padrón de varones. El poder ejecutivo podrá ampliar este plazo.

 

Art.5- no se aplicaran a las mujeres las disposiciones ni sanciones de carácter militar contenidas en la ley 11.386 la mujer que no cumpla con la disposición de enrolarse en los plazos establecidos, estará sujeta a una multa de cincuenta pesos de moneda nacional o la pena de quince días de arresto en su domicilio sin perjuicio de su inscripción en el respectivo registro.

 

El 23 de septiembre de 1.947 la ley fue promulgada, una multitud de mujeres convergieron en manifestaciones de júbilo y se reunieron para escuchar a Eva Perón que les decía "mujeres de mi patria recibo en este instante de manos del gobierno de la nación la ley que consagra nuestros derechos cívicos y la recibo ante vosotras con la certeza de que lo hago, en nombre y representación de todas las mujeres argentinas, sintiendo jubilosamente que me tiemblan las manos al contacto del laurel que proclama la victoria. Aquí está hermanas mías, resumida en la letra apretada de pocos artículos una larga historia de luchas, tropiezos y esperanzas por eso hay en ella crispación de indignación, sombras de ocasos amenazadores, pero también alegre despertar de auroras triunfales"...

 

En 1968 la ley 17.711 reforma el Código Civil introduciendo cambios que protegen mejor sus derechos, haciendo obligatorio su consentimiento para gravar, hipotecar o vender bienes de la sociedad conyugal, de los que antes el esposo disponía libremente afectando su seguridad económica y patrimonial.

 

En 1974 la ley 20744 que regula el contrato individual del trabajo, se refiere a la prohibición de discriminar entre otras causas por razones de sexo e impone la obligación de igual remuneración por igual tarea. Protege a la mujer, garantizándole su empleo durante el embarazo y hasta 7 meses y ½ después del parto.

 

En 1985 se sanciona la ley de patria potestad y las mujeres, que siempre habían tenido a su cargo la educación y el cuidado de sus hijos, pueden acceder al igual que el padre al ejercicio de ese derecho que no es nada más ni nada menos, que el conjunto de facultades y obligaciones que tienen los padres respecto de las personas y los bienes de sus hijos, derecho que hasta entonces se encontraba en cabeza del padre y solo en su ausencia o por haberlo perdido por su mal ejercicio por resolución judicial podía ser ejercido por la madre.

 

En 1987 la ley de reforma al matrimonio civil reconoce el derecho a fijar el domicilio conyugal por mutuo acuerdo, facultad antes exclusiva del esposo, también el uso optativo del apellido del esposo alcanzándose recién, podríamos decir, la igualdad civil plena con el hombre.

 

En 1991 se sanciona la ley de cupo nº 24.012 que estipula un mínimo 30% de mujeres en las listas de candidatos para cuerpos colegiados a nivel nacional.

 

Nuestro país adhirió por ley 23.179 el 08 de marzo de 1985 a la convención sobre eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer aprobada por la asamblea general de naciones unidas el 18 de diciembre de 1979.

 

Por último la nueva Constitución de la Nación Argentina sancionada el 22 de agosto de 1994, en su artículo 37 garantiza el pleno ejercicio de los derechos políticos y dice que el sufragio es universal, igual, secreto y obligatorio. La igualdad real de oportunidades entre varones y mujeres para el acceso a cargos electivos y partidarios se garantizara por acciones positivas en la regulación de los partidos políticos y en el régimen electoral.

 

También el art. 75 al referirse a las atribuciones del Congreso establece que corresponde a éste, sancionar entre otras leyes, aquellas de organización y de base de la educación, que aseguren la participación de la familia y la sociedad, la promoción de los valores democráticos y la igualdad de oportunidades y posibilidades sin discriminación alguna.

 

En su inciso 22 otorga a los tratados y concertados jerarquía superior a las leyes enumerando entre éstos, La Declaración Americana de los Derechos y los Deberes del Hombre, La Declaración Universal de Derechos Humanos, La Convención Americana sobre Derechos Humanos, El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y su Protocolo Facultativo, La Convención Sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Sobre la Mujer. Estos tratados tienen jerarquía constitucional y son considerados complementarios de los derechos y garantías que nuestra Constitución reconoce. Además en su inciso 23 atribuye al Congreso la facultad de legislar y promover medidas de acción positiva que garanticen la igualdad real de oportunidades y de trato y el pleno goce y ejercicio de los derechos reconocidos por la Constitución y los tratados internacionales vigentes sobre derechos humanos entre otros, de los niños y las mujeres.

 

El Congreso también tiene a su cargo dictar un régimen de seguridad que proteja de manera integral al niño en situación de desamparo desde el embarazo hasta la finalización del periodo de enseñanza elemental y a la madre durante el embarazo y el periodo de lactancia.

 

Web Oficial del C.E.C Centro Empleados de Comercio de Carlos Casares.

E-Mail: centro@ceccasares.com.ar